Nuestro compromiso en Europa por

una cultura democrática - tanto a nivel individual como colectivo

Europa significa diversidad  cultural, económica y política. Por eso Europa no sólo reúne mayorías impresionantes sino también minorías respetables. Los sistemas que promueven la diversidad  tienden a degradar y a perder su potencial creativo e innovador. En última instancia no son capaces de afrontar los desafíos de la vida y del desarrollo. En la actualidad, esto se puede comprobar en los ámbitos de la agricultura, la medicina y ecología, las finanzas y la política.

Por lo tanto, la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea hace hincapié en la igualdad de las minorías. El artículo 2 del Tratado de la Unión Europea, por tanto, confirma los derechos de las personas pertenecientes a minorías. Estos derechos, sin embargo, a menudo son excluidos por leyes y reglamentos vigentes, lo que provoca que la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE quede cuestionada o invalidada.

ELIANT y sus socios fomentarán que la Comisión de la UE y el Parlamento de la UE, en la formulación de leyes y reglamentos tanto nuevos como existentes, tengan en cuenta los derechos de las minorías. Ésta es la única manera de garantizar que lo que se logra en un país sea fructífero para otros.

Es inaceptable que servicios y productos de gran valor para la sociedad, como son las ofertas de la medicina antroposófica y la terapia social, la cultura pedagógica de las escuelas Waldorf y la agricultura biodinámica, sean obstaculizados en su desarrollo por las barreras burocráticas de la UE.

Enlace: Articulo 2

La Unión se fundamenta en los valores de respeto de la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de Derecho y respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos de las personas pertenecientes a minorías. Estos valores son comunes a los Estados miembros en una sociedad caracterizada por el pluralismo, la no discriminación, la tolerancia, la justicia, la solidaridad y la igualdad entre mujeres y hombres.