El coste externo de la producción agrícola

Estimados amigos de ELIANT:


Si se contabilizasen los costes consecutivos de la producción agrícola sobre el medio ambiente, los precios de producción aumentarían de forma considerable, sobre todo en el caso de los productos convencionales. Este es el resultado al que ha llegado un estudio recientemente publicado de la Universidad alemana de Augsburgo (en alemán) y una información de Natural Grocers (en inglés).

El verdadero precio de los alimentos
Si en la determinación del precio se consideran los costes de producción reales, los productos de origen animal elaborados de forma convencional deberían costar el triple (un sobreprecio de 196%). Los productos biológicos, por el contario, se encarecerían solo casi al doble (un sobreprecio de 82%). En el caso de los productos lácteos convencionales habría que pagar el doble, mientras que por los mismos productos biológicos solo un 35% más. Los productos vegetales convencionales costarían un 28% más y los biológicos solo un 6% más.

Los costes externos que todavía no se incluyen en los precios
El precio de los alimentos deja fuera muchos costes generados sobre el medio ambiente durante la producción de los mismos, los que deben pagarse indirectamente con los impuestos de los ciudadanos. En el estudio de la Universidad de Augsburgo se consideraron tres factores de coste externo: el nitrógeno, las emisiones de gases de efecto invernadero y el consumo de energía. El agua no se tomó en cuenta para esta investigación. Todos estos datos dejan en evidencia que los productos biológicos – sin excepción– arrojan mejores resultados que los productos fabricados de forma convencional.

La destrucción de nuestro ecosistema natural
El sistema agrícola moderno convencional de tipo industrial destruye sistemáticamente el medio ambiente y nuestros ecosistemas naturales. Los insecticidas y pesticidas provocan daños colaterales y eliminan algunos de los insectos polinizadores más valiosos que tenemos como las abejas, por ejemplo. Las normativas de cultivo – especialmente las de las asociaciones de cultivo ecológico como Demeter – tienen, por el contrario, el potencial de regenerar la tierra. El paso de la agricultura convencional a la ecológica se traduce en el regreso de las lombrices, microbios importantes y también de los insectos. ELIANT junto con las otras organizaciones asociadas de la Alianza aboga por una producción biológica y biodinámica, así como por sus productos saludables y sabrosos.

Le agradecemos cordialmente el apoyo que nos brinda y que hace posible que podamos continuar con nuestro trabajo.

Reciba un saludo cordial a nombre de todos los socios de la Alianza.
Atentamente, Michaela Glöckler